Usted está aquí

MinHacienda reglamenta la subcapitalización y determina la existencia de vinculación económica

En días pasados el Ministerio de Hacienda y Crédito Público expidió el Decreto No. 1146 de 2019 mediante el cual reglamenta la subcapitalización y determina la existencia de vinculación económica.

 

De esta manera, el monto máximo de endeudamiento que genera intereses deducibles o capitalizables se determinará tomando el patrimonio líquido determinado a 31 de diciembre del año gravable inmediatamente anterior y multiplicándolo por dos (2). Los intereses no deducibles ni capitalizables del período respectivo se determinarán aplicando la proporción de intereses no deducibles ni capitalizables al total de intereses pagados o abonados en cuenta durante el año o período fiscal objeto de determinación. Los intereses que no son capitalizables no podrán tratarse como deducibles ni como costo en ningún período fiscal. 

 

Para efectos de lo dispuesto en el artículo 118-1 del Estatuto Tributario, se tendrán como aval aquella garantía mediante la cual un vinculado económico respalda una operación de endeudamiento tomada por su vinculado con un tercero independiente.

 

En consecuencia, la certificación de que trata el parágrafo 1 del artículo 118-1 del Estatuto Tributario, y que será elaborada por el acreedor y expedida con anterioridad al vencimiento de la fecha para la presentación de la declaración del impuesto sobre la renta y complementarios del año gravable en que se solicite la deducción o capitalización por parte del deudor, contendrá la manifestación expresa bajo la gravedad del juramento sin perjuicio de la responsabilidad solidaria y las sanciones penales a las que haya lugar, y deberá ser conservada por el contribuyente conteniendo como mínimo la siguiente información: (i) fecha y lugar de expedición de la certificación; (ii) identificación de las partes que intervienen en el crédito: nombre o razón social, número de identificación y país de domicilio y/o residencia fiscal; (iii) monto del crédito; (iv) plazo del crédito; (v) tasa de interés; (vi) manifestación que el (los) crédito(s) no corresponde(n) a operaciones de endeudamiento con entidades vinculadas mediante un aval, back-to-back, o cualquier otra operación en la que sustancialmente dichas vinculadas actúen como acreedoras; (vii) expedida y suscrita por el representante legal de la entidad acreedora o quien tenga la autorización legal para suscribir. 

 

Por último, la certificación  deberá estar disponible cuando la Administración Tributaria lo solicite y deberá expedirse por una sola vez. Cuando se presenten modificaciones en las condiciones del crédito, deberá expedirse un nuevo certificado por parte del acreedor en los mismos términos y conservar los certificados anteriores, aclarando que se trata de una modificación al certificado inicial.