Usted está aquí

SuperSociedades se pronuncia sobre las sociedades de hecho y su transformación en otro tipo societario

En días pasados la Superintendencia de Sociedades emitió el concepto 220-136562 mediante el cual precisó que las sociedades de hecho no pueden no pueden transformarse en otro tipo societario, incluidas las sociedades por acciones simplificadas.
 

Al respecto, la Entidad argumentó que no resulta ajustada a derecho la transformación de una sociedad de hecho a otro tipo societario, incluidas las sociedades por acciones simplificadas reguladas por la Ley 1258 del 2008, pues la figura supone una reforma estatutaria reservada a las sociedades dotadas de personería jurídica.

 

De acuerdo con lo previsto en los artículos 498 y 499 del Código de Comercio, la sociedad de hecho no se constituye por escritura pública y, por ende, no es persona jurídica ni forma una persona distinta de los socios individualmente considerados, quienes responden solidaria e ilimitadamente por las operaciones celebradas, es decir, los derechos que se adquieren y las obligaciones que se contraigan se entienden adquiridos o contraídos a favor o a cargo de todos los socios de hecho.  

 

Ahora, la transformación en términos generales está regulada por el legislador como un negocio jurídico a través del cual una sociedad antes de su disolución, puede adoptar cualquiera otra de las formas de sociedad comercial consagradas en la ley mercantil, mediante una reforma del contrato social, que al tenor del artículo 167 del Código de Comercio no producirá solución de continuidad en la existencia de la sociedad como persona jurídica, ni en sus actividades ni en su patrimonio, premisa que restringe el ámbito de aplicación de esta figura, a sociedades con personería jurídica, condición que como ya se mencionó, no cumplen las sociedades de hecho.

 

En este orden de ideas, no resulta ajustado a derecho, la transformación de una sociedad de hecho, a ningún tipo societario, incluida la sociedad por acciones simplificada regulada por la Ley 1258 de 2008, pues como fue dicho, esta constituye una reforma estatutaria que sólo supone el cambio forma, no de naturaleza, reservada para el caso de sociedades dotadas de personería jurídica.