Usted está aquí

LAS APLICACIONES TECNOLÓGICAS ENTRAN A LA BOLSA CON UN SABOR AGRIDULCE
Este 2019 está marcado por las OPA (Ofertas Públicas de Adquisición) de los principales unicornios tecnológicos del último lustro y es que empresas como Uber, Lyft, Slack y Pinterest no solo quieren seguir los pasos de Facebook, Google, Airbnb entre otros gigantes tecnológicos. A casi dos décadas después de la burbuja de las «puntocom», este año saldrán a bolsa el mayor volumen de compañías tecnológicas desde 1999 en el que será un momento decisivo para calibrar el estado de forma de Silicon Valley.
Sin embargo, no todo es color de rosa para los unicornios ya que en el último mes vimos cómo tanto Uber como Lyft perdieron alrededor de un 20% desde su OPA. Esto es una señal que la principal preocupación de los inversionistas es cómo compañías que han tenido pérdidas alrededor de mil millones de dólares el año pasado pueden ser rentables.  El mayor reto al que se enfrentan los unicornios tecnológicos es cómo lograr rentabilizar sus altas valoraciones procedentes de fuertes músculos de fondos de inversión en ganancias especialmente cuando sus balances muestran que aún no las tienen. Vale mencionar que Amazon, empresa fundada en 1994 sólo empezó a reportar utilidades hasta el 2005.  Para el caso colombiano tenemos el ejemplo de los Hard Discounters que cada año abren más tiendas que el anterior y después de 5 años aún no registran utilidades.
Hace 20 años el mundo vio con asombro cómo la masiva salida de empresas tecnológicas a bolsa, la burbuja de las «punto.com» estalló y muchas de las empresas desaparecieron por completo o perdieron hasta el 90 % de su valor, desatando, a su vez, una crisis económica. No debe perderse de vista que para valorar una empresa un criterio de gran importancia es que obtenga utilidades.