CRECIMIENTO EN AMÉRICA LATINA DISMINUYÓ POR SEGUNDO AÑO CONSECUTIVO
América Latina completó su segundo año consecutivo con crecimiento negativo, situación que no se presentaba desde hace más de 30 años, cuando tuvo lugar la gran crisis de la deuda en los años 80. Sin embargo, este deterioro no ha sido tan fuerte como el que se vivió en esa época, y según cálculos del Fondo Monetario Internacional para 2017 ya se prevé una recuperación moderada del crecimiento regional a niveles del 1,2%. A pesar de que se augura una moderada recuperación, el crecimiento sigue evolucionando de forma desigual en toda la región. En Chile, Perú y Colombia continúa el proceso de ajuste en respuesta a un shock de los términos de intercambio, la fuerte caída de los ingresos por exportaciones y un menor nivel de inversión. La economía de Brasil sufre su recesión más profunda en décadas que se ha visto agravada por una crisis política, que dañó gravemente la confianza. Sin embargo, es posible que el crecimiento vuelva a tasas positivas paulatinamente. En Argentina siguen en marcha las reformas orientadas a corregir los persistentes desequilibrios macroeconómicos heredados de gobiernos anteriores, y las perspectivas de crecimiento a mediano plazo han mejorado, gracias al fortalecimiento del consumo al reducirse la inflación y mejorar la situación fiscal. La economía mexicana continúa creciendo a un ritmo moderado respaldada por el desempeño del sector de servicios, a pesar de la caída de la producción de petróleo y el debilitamiento de la actividad manufacturera, pero preocupa la débil demanda de exportaciones por parte de Estados Unidos. En la historia moderna de la región sólo en dos ocasiones, tal como lo muestra el gráfico, se ha registrado una caída consecutiva del PIB, una de ellas fue en 2015-16.
Archivo Adjunto: