Usted está aquí

CON LA MIRA EN EL CONTRABANDO
El contrabando es una  práctica que no solo afecta la economía del país, sino que implica delitos tributarios que  afectan directamente el comercio formal  y a la recaudación tributaria estatal del país. Según nuestros cálculos, el contrabando representa pérdidas cercanas a los 6 mil millones de dólares. Es decir, más del 10% de las importaciones legales del país.  Entre el 2015 al 2017 las principales incautaciones que se hicieron de contrabando fueron los productos textiles, calzado y los materiales plásticos los cuales representaron un valor de alrededor de 300 mil millones de pesos. Colombia es el tercer país de América 
Latina con mayor valor de mercancía incautada tras Brasil y México según CEPAL. De acuerdo con la Encuesta de Opinión Industrial Conjunta más de un 10% de los empresarios del país considera que el contrabando representa su problema más importante. 
 
 
 
En la Encuesta de Comercio de FENALCO Nacional, preguntamos en febrero a nuestros afiliados acerca de la percepción que ellos tienen sobre el contrabando en los productos que comercializan. Los resultados no podrían ser más dicientes: más de un tercio (34,1%) del comercio considera que el contrabando ha aumentado mientras que un poco más de la mitad afirma que este se mantiene igual. En otras palabras casi un 85% de los empresarios en el país considera que sufre directamente el flagelo del contrabando. Sorprende que en las discusiones del Plan Nacional de Desarrollo se haya propuesto por Ley elevar del 15 al 39.5% los aranceles para confecciones y calzado, lo que aparte de ser abiertamente ilegal, se convertiría en la mejor noticia del año para los contrabandistas, así tengan que comprar conciencias con vehículos de lujo.