Usted está aquí

¿DE QUÉ LADO ESTÁ USTED?
Debe ser un buen momento para el retail en EE.UU., pues la confianza del consumidor ha vuelto a niveles históricamente elevados. Los estadounidenses han visto que su ingreso per cápita ha aumentado en más de un 20% entre los comienzos de 2014 hasta principios del 2019%.
A pesar de la fuerza que está teniendo la economía, las tiendas físicas están atravesando algunos problemas debido al e-commerce que desde 2016 ha sido el responsable del crecimiento de las ventas del retail en más de un 40%. En la última encuesta de McKinsey el 82% de los compradores estadounidenses reportan haber gastado dinero de forma online en los últimos 3 meses, y el mismo porcentaje que utilizó sus celulares para realizar decisiones de compra. No es una sorpresa entonces que un 42% de los  “millennials” prefieren el retail online y evadir las tiendas físicas de ser necesario.
La fuerza de la economía estadounidense tiene los niveles más bajos de desempleo, con un aumento en el salario que incrementa los costos operacionales. Pero a su vez estimula los consumos. En los últimos 3 años por lo menos tres docenas de  cadenas de retail en EE.UU. han caído en la bancarrota. 
Con todo esto y como lo sugiere la imagen, hay dos posiciones: la fatalista donde llevan las banderas renombrados economistas como Paul Krugman que aseguran que la  automatización de la fuerza laboral llevará a  tasas record el desempleo en un par de décadas y que la política económica de Trump está diseñada para las próximas elecciones y no en las próximas generaciones. La otra visión es la optimista donde se muestra que el retail sigue y estará  no se destruye, se transforma y que el sueño americano sigue siendo el norte. Con todo esto amable lector ¿con cuál de estas posiciones se queda usted?